un espacio para comunicar sonrisas a través de la intervención social

Soñando.

Fuente: garabateandosonrisas

Fuente: garabateandosonrisas

Mi pequeña quería hacer un picnic en la luna, así que pensamos en todo lo que necesitaríamos para el viaje: trajes espaciales, nave espacial, cesta de picnic ¡ah! y el mapa para no perdernos. Así que una vez tuvimos todo preparado, empezamos con la cuenta atrás: 5 – 4 – 3 – 2 – 1… Estábamos viajando hacia la luna, seguimos el mapa al pie de la letra: giro a la izquierda, todo recto, cuidado con los asteroides lunares, ahora hacia la derecha, vuelta a la izquierda y … ¡llegamos! Merendamos unas fabulosas magdalenas y unas deliciosas tacitas de té y ¡regresamos a casa! Fue un viaje estupendo… tal como ella lo había soñado. Los sueños de los niños son fantásticos. Sobre todo porque ellos son los primeros en creer que pueden hacerlos realidad… ellos creen que todo es posible. Así es como todos deberíamos soñar.

Soñar. Abrir las ventanas a ese pajarillo de nuestra mente y que salga a revolotear por donde quiera… es una sensación magnífica. A veces vuela hasta el pasado y nos trae recuerdos maravillosos, pero a mí cuando más me gusta, es cuando le da por volar muy alto: hacia el futuro. Imaginar qué haremos, con quién lo haremos, dentro de uno – tres – cinco – diez años ¡qué mas da! lo importante es soñar.

Soñar es lo que he hecho durante estos últimos días. Imaginar con ilusión el futuro, proyectar qué quiero. Para poder soñar lo más importante es tener los ojos bien abiertos, conectar con lo que realmente nos hace sentir bien, y apuntar a la luna. Para que los deseos puedan cumplirse tenemos que ser capaces de ponerles nombre y por qué no… escribirlos. No he sido demasiado pretenciosa, yo de momento me he centrado en uno.

Soñar nos puede llegar a poner la cabeza redonda como la luna llena, por eso pueden confundirnos con locos que perseguimos sueños imposibles. Da igual lo que piensen los demás sobre tu sueño, es tuyo. No pierdas tu foco, la belleza de tu sueño, esa ilusión… compártela y sueña en en voz alta, a veces los sueños conectan con otros sueños, y los sueños compartidos son mucho mejores.

Te invito a soñar. Si te animas a seguirme te dejo unos minutos… deja volar tu imaginación… garabatos, colores, sonidos, lugares, todo puede aparecer en tu mente… sigue viajando y llega a tu destino… ¿lo tienes? ¿ese es tu sueño?

Ahora toca trabajar ese sueño. – ¿Trabajar? – os preguntaréis – pero… ¿no estábamos soñando? – Efectivamente, soñar es el punto de partida: “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo” pero hay que trabajar para que esos sueños se hagan realidad. Para conseguir mi sueño, tengo que reflexionar y definir las acciones concretas que debo realizar para que mi sueño se haga realidad, sino siempre será un sueño inalcanzable. Deben ser acciones diarias, hechos reales que se transformen en una rutina y que conformarán nuestro mapa de sueños. Recorrer paso a paso el camino marcado en nuestro mapa nos llevará hasta alcanzar nuestro sueño.

El camino que nos lleva a hacer un sueño realidad no suele ser fácil, suele haber piedras y de vez en cuando, algún muro de cinco metros para el que deberemos poner una escalera de constancia de seis metros, muchas veces tendremos que sentarnos a descansar, recobrar fuerzas e ilusión y así poder retomar el camino, a veces tendremos que abrir un nuevo sendero entre los matorrales… pero no olvidemos disfrutar de ese camino, hay que recorrerlo intensamente, y por supuesto, llevemos siempre nuestra mochila llena de sonrisas, además no pesan. No será fácil, pero seguro que merece la pena intentarlo. Y si a mitad de camino nos damos cuenta de que nuestro sueño ha cambiado… pues borrón y sueño nuevo, de eso se trata: nosotros decidimos nuestros sueños.

¿Cómo lo ves? ¿Das el primer paso y empiezas a garabatear tus sueños?

¡Ah! y… disculpas por haber desaparecido un ratito del mundo y soñar. Aunque, ya aviso, seguro que me pasa en alguna otra ocasión.

2 Comentarios

  1. isidro cristobal isidro cristobal
    17 julio, 2014    

    buenas tardes muy lindo pilar eres todo un ejemplo para mi de energia positiva saludos cordiales y no te olvides sonreir

    • Pilar Romanillos Pilar Romanillos
      23 julio, 2014    

      Gracias por tu comentario y por compartir Isidro.

Responder a Pilar Romanillos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Transforma tus líos…

«Todos los líos que tengas en la cabeza... pueden transformarse en positivo».

sigue el blog por e-mail

Garabatos de Diseño Social

Compromiso Social

Cooperante 2.0 Acción Contra el Hambre


Que l@s Niñ@s con cáncer no pierdan la SONRISA

¿Quieres conocer sus historias?

Por unos Servicios Sociales para tod@s


valora este blog

Los blogs de la educación social

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Las imágenes que aparecen en el espacio web han sido diseñadas by MªPilar Romanillos o por los/as colaboradores/as de garabateandosonrisas.com.