un espacio para comunicar sonrisas a través de la intervención social

Erase una vez, un 23 de abril…

Ayer fue 23 de abril. Así que aproveché para dar un paseo en familia por el centro de Zaragoza y disfrutar del Día Mundial del libro. El clima acompañó y la tarde invitaba a callejear tranquilamente mientras curioseábamos por los puestos de los libreros. Lo que más me entusiasmó de la tarde fue poder hacerle un regalo a mi hija de tres años: tres cuentos, dos de ellos dedicados por sus ilustradores. Cuentos que considero pequeños tesoros y que espero que ella los descubra también así… tal vez cuando pase el tiempo.

Fuente: garabateandosonrisas

Fuente: garabateandosonrisas

Soy una mujer imaginativa, y creo que eso se debe, en parte, a que de pequeña descubrí que los libros eran auténticos tesoros de emociones que me hacían reír, llorar, pensar, disfrutar… Recuerdo colecciones que todavía hoy conservo como: Minicuentos Ilusión, y El Barco de Vapor con “Fray Perico y su Borrico” o “El Pirata Garrapata”, las historias de “Los Cinco” y de “Puck”. Elegir favoritos se me hace imposible, pero tengo que reconocer que uno de los que más he leído desde que me lo “trajeron” unas Navidades los “Reyes Magos” ha sido: “Cuentos por Teléfono” de Gianni Rodari.

Otro apartado especial se merecen los tebeos y la Colección Olé: Zipi y Zape, El Botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio, y sobre todos ellos: Mortadelo y Filemón (abro un paréntesis para recomendar la loca película de Javier Fesser  Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, a quienes crecimos con sus aventuras nos desternilla de risa).

Es fantástico emprender el viaje a través de las palabras. Y es fabuloso poder disfrutar de espacios como las Bibliotecas Municipales que nos facilitan, en muchas ocasiones,”los billetes” para viajar. Me gusta ir a la Biblioteca del Barrio con mi hija y ver cómo curiosea entre los libros que tiene a su alcance, todos parecen entusiasmarle y de todos los que pasan por sus manos dice: – ¡mira este que chuli! – Deseo que conserve ese entusiasmo por los libros y la lectura, por lo menos la semilla está sembrada y la vamos regando, el “ratico del Cuento antes de dormir” es ya una tradición y uno de los instantes del día que más disfruto con ella.

Así que, por todas esas emociones positivas que me transmiten los cuentos que leo con mi hija, es por lo que he creído que estaría bien garabatear sobre algunos con los que hemos disfrutado últimamente, y que consiguen hacer algo tan sencillo y maravilloso como dibujar una sonrisa a quien los lee:

Estos son sólo cinco. Pero ¡fantásticos cinco! Y por último, y no menos importante, quiero por favor recomendaros a todos y todas que el día 23 de abril, todos los años, leáis un cuento maravilloso, que a mi me tiene enamorada desde hace tiempo. Es una linda historia de amor que ocurrió hace unos mil años en un reino llamado para entendernos – sólo para entendernos – Aragón:

Y colorín colorado… Ahora te toca ti contarme un cuento ¿cuál me recomiendas?

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Transforma tus líos…

«Todos los líos que tengas en la cabeza... pueden transformarse en positivo».

sigue el blog por e-mail

Garabatos de Diseño Social

Compromiso Social

Cooperante 2.0 Acción Contra el Hambre


Que l@s Niñ@s con cáncer no pierdan la SONRISA

¿Quieres conocer sus historias?

Por unos Servicios Sociales para tod@s


valora este blog

Los blogs de la educación social

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Las imágenes que aparecen en el espacio web han sido diseñadas by MªPilar Romanillos o por los/as colaboradores/as de garabateandosonrisas.com.